logo.jpg

BAUTISMO...

Bautismo



El Bautismo perdona el pecado original, todos los pecados personales y todas las penas debidas al pecado; hace participar de la vida divina trinitaria mediante la gracia santificante, la gracia de la justificación que incorpora a Cristo y a su Iglesia; hace participar del sacerdocio de Cristo y constituye el fundamento de la comunión con los demás cristianos; otorga las virtudes teologales y los dones del Espíritu Santo. El bautizado pertenece para siempre a Cristo: en efecto, queda marcado con el sello indeleble de Cristo carácter). (cfr. Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, 263).

Puede recibir este Sacramento todo aquel que aún no esté bautizado.

El rito esencial del Bautismo consiste en sumergir en agua al bautizando o derramar agua sobre su cabeza mientras se invoca el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

¿QUIÉN PUEDE BAUTIZAR?



Los ministros ordinarios del Bautismo son el obispo y el presbítero; en la Iglesia latina, también el diácono.

En caso de necesidad, cualquiera puede bautizar, siempre que tenga la intención de hacer lo que hace la Iglesia. Éste derrama agua sobre la cabeza del candidato y pronuncia la fórmula trinitaria bautismal: “Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.


(Cfr. Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 252-264).



Para consultas e inscripciones, por favor dirigirse a la OFICINA PARROQUIAL.

El Bautismo es el primero de los Sacramentos de la Iniciación Cristiana. Es requisito indispensable para alcanzar la salvación por parte de quienes han recibido el Evangelio y han tenido oportunidad de pedirlo.

La Iglesia invita de manera especial al Bautismo de los niños, para liberarlos del pecado original y hacerlos hijos de Dios; es grave responsabilidad de sus padres que cumplan con este deber prontamente, en las primeras semanas de vida. En cuanto a los adultos que aún no han recibido el Bautismo, la Iglesia los invita a incorporarse a la Vida de la Gracia y a la libertad de los hijos de Dios.